30 semanas de embarazo: El romance

A pesar de las posibles incomodidades que sientas, trata de no perder el romance con tu pareja. Dedíquense tiempo para estar juntos: traten de salir, de ir al cine, de disfrutar

A pesar de las posibles incomodidades que sientas, trata de no perder el romance con tu pareja. Durante las 30 semanas de embarazo dediquen tiempo para estar juntos: traten de salir, de ir al cine, de disfrutar antes de convertirse en flamantes padres.

Dentro de poco, no van a tener mucho tiempo para estas actividades. Se acerca la recta final y el tiempo disponible será compartido de otra manera. El bebé será entonces tu prioridad.

Tu cuerpo en las 30 semanas de embarazo

Los malestares aumentan a medida que tu útero embarazado continúa creciendo y empujando tus órganos.

La discreta falta de aire es porque tus pulmones se pueden llenar menos.

La acidez se debe a la mayor resistencia al pasaje del contenido del estómago hacia el intestino, y la constipación por el menor ritmo del tránsito intestinal.

Trata de seguir activa, esto te va a ayudar. Nadar y caminar, por ejemplo, son maravillosas formas de ejercitar el cuerpo para una mujer embarazada.

En esta época es cuando tu doctor comienza a buscar más insistentemente los signos de preeclampsia para detectarla a tiempo.

La preeclampsia se clasifica como uno de los trastornos hipertensivos del embarazo. Se manifiesta como hinchazón importante de los miembros inferiores, la cara o las manos, o aumento de peso súbito, y aumento de las cifras de presión arterial. Aumenta el riesgo de complicaciones de tu embarazo y del parto así como de tu salud general.

Tu bebé en las 30 semanas de embarazo

Tu bebé mide aproximadamente 37 cm. y pesa alrededor de 1700g.

A esta altura lo podrías sostener con facilidad sobre tus manos.

Dentro de tu vientre, ha comenzado a buscar su posición definitiva para nacer. Te sorprenderá saber que juega con el cordón umbilical.

A medida que el tamaño va aumentando su posición va cambiar para enrollarse y poder estar más cómodo dentro del útero.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar