27 semanas de embarazo: Lágrimas y dudas

En esta etapa estás muy sensible. Puedes temerle al parto, a ti como mamá, a los cambios, a las finanzas de tu casa, puedes temer y dudar de todo.

Es posible que transcurridas las 27 semanas de embarazo estés muy sensible. Puedes temerle al parto, a ti como mamá, a los cambios, a las finanzas de tu casa, puedes temer y dudar de todo.

El embarazo es un momento hermoso pero en esta etapa tan avanzada, es probable que surjan dudas y eso te asuste, y hasta llores. Una buena manera de tranquilizarte es hablar con tu pareja de esto y juntos tratar de vencer los temores. Si todavía te queda alguna duda acerca de tu embarazo, parto, o algo relacionado con tu salud, recurrí a tu médico.

El curso psicoprofiláctico  también puede ayudarte. Es una buena oportunidad para compartir experiencias, dudas y conocimientos con otras parejas que están pasando por un una situación similar.

Los movimientos fetales de tu bebé están más activos durante períodos regulares durante todo el día. Si tienes dudas sobre estos movimientos de tu bebé lo ideal es contárselo a tu médico.

Tu cuerpo en las 27 semanas de embarazo

En esta etapa la futura mamá presenta una gran picazón como consecuencia de una piel estirada.

Por lo general, los médicos le sugieren evitar rascarse y prescriben la colocación de cremas humectantes -con vitamina A- para prevenir estrías o talcos mentolados especiales para estos casos.

También puedes hacer la prueba con aceite de oliva para suavizar la piel.

Tu bebé en las 27 semanas de embarazo

¡No para de crecer! Mide aproximadamente 30 cm. y pesa 1 kg.

El desarrollo de sus sentidos continúa, siendo ahora el turno del ajuste del oído.

Diversas investigaciones dan cuenta de la importancia de hablarle a tu bebé para que reconozca tu timbre de voz y del futuro papá. Incluso disfruta de la misma música que les gusta a ti y a tu pareja.

Se comienzan a abrir los párpados, y a formar sus retinas. Su piel se está llenando de un poco de grasa y sus ojos se vuelven cada vez más sensibles a la luz y se preparan para ver.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar