Posibles complicaciones en un embarazo múltiple

Esperar más de un bebé conlleva un riesgo mayor de que se presenten complicaciones durante el embarazo, tanto para la mamá como para los bebés, por esa razón los embarazos múltiples son considerados por los médicos de cuidado especial.

Entre las complicaciones más frecuentes de los embarazos múltiples se incluyen:

  • Anemia. Es dos veces más frecuente que en los simples.
  • Aborto espontáneo. Más frecuente en los embarazos múltiples, puede ocasionar la pérdida de un solo bebé, y que los demás continúen desarrollándose normalmente, o puede afectar a todo el embarazo.
  • Defectos congénitos. Los embarazos múltiples presentan el doble de riesgo de anormalidades congénitas en los bebés incluidos.
  • Cantidades anormales de líquido amniótico. Los embarazos múltiples son más propensos a producir anormalidades del líquido amniótico, en particular en el caso de gemelos que comparten una placenta.
  • Hipertensión inducida por el embarazo: Las mujeres con embarazo múltiple son tres veces más propensas a desarrollar alta presión sanguínea debido al embarazo, lo que incrementa los riesgos de sufrir preeclampsia y diabetes gestacional. Por lo general esto no representa riesgos para la salud de la madre ni la de sus bebés, siempre que se aplique a tiempo el tratamiento adecuado.

Otras complicaciones que pueden presentarse son el desprendimiento temprano de placenta, el síndrome de los gemelos transfusor – transfundido y, la más común: parto prematuro.

Parto prematuro

Cuantos más bebés, más probabilidades de que el embarazo no llegue a término. Algunos estudios médicos muestran que cerca de la mitad de los partos de mellizos, 9 de cada diez partos de trillizos y prácticamente todos los nacimientos de cuatrillizos, se producen en forma prematura.

En promedio, los embarazos únicos duran 39 o 40 semanas, tiempo que se considera lo normal o esperable para un embarazo humano. En comparación, los embarazos múltiples son más cortos, no completan su desarrollo y esto acarrea ciertas complicaciones para los bebés. Los embarazos dobles suelen durar 36 o 37 semanas y si bien no hay datos sistemáticos, algunas fuentes informan que los de trillizos duran alrededor de 32 semanas; los de cuatrillizos, 30 semanas; y los de quintillizos, 29 semanas.

Muchos bebés nacidos en alumbramientos múltiples suelen ser pequeños, tienen un peso bajo al nacer y pueden necesitar asistencia para respirar, comer, combatir las infecciones y mantener la temperatura corporal. Estos bebés necesitarán atención en una unidad de cuidados intensivos neonatales.

Es importante destacar que en la actualidad, los avances tecnológicos proporcionan la posibilidad de que estos bebés sobrevivan. La mayoría de las veces, luego del parto, los bebés permanecen en incubadoras hasta que logran el máximo de madurez. Las incubadoras funcionan como úteros que transitoriamente les brindan calor y humedad. De esta forma evitan el contagio de virus y bacterias propias de su vulnerabilidad

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar