Cuidados de la gripe en el embarazo y puerperio

Los médicos advierten que es indispensable la vacunación en los grupos de riesgo, aún cuando ya haya empezado el invierno

Los hábitos de vida juegan un papel fundamental en el desarrollo del futuro bebé. De hecho, el primer fumador pasivo de una madre fumadora es su propio hijo. Fumar en el embarazo resulta grave para ambas partes lo que es sinónimo a un embarazo cero saludable. Los médicos advierten que es indispensable la vacunación en los grupos de riesgo, aún cuando ya haya empezado el invierno. Una gripe en el embarazo puede afectar a la madre y al bebé por lo que se debe tener algunos cuidados especiales en cómo tratarla y cómo prevenirla.

  • Las embarazadas, cualquiera sea la edad gestacional, ya que la vacuna es segura y eficaz.
  • Las puérperas, para proteger al recién nacido.

Información clave para prevenir la gripe en el embarazo

Averigua en tu centro de salud qué disposición está vigente en tu comunidad para ver de qué manera puedes acceder a una vacuna trivalente que te proteja contra el virus H1N1 y contra dos tipos más del virus de la gripe que también puede afectar.

Vacunación para la gripe en el embarazo

En el caso de las embarazadas, la vacunación constituye un beneficio doble, ya que implica protección tanto para la madre como para el bebé a partir de la transferencia de anticuerpos de la madre al feto. Esto adquiere mayor relevancia si se tiene en cuenta que los bebés no pueden recibir vacunas hasta los 6 meses.

Es importante destacar que la gripe puede ser más complicada en embarazadas con otras enfermedades base o anteriores como afecciones respiratorias, diabetes o hipertensión. En este grupo de riesgo la vacunación es fundamental.

Consulta el calendario de vacunación que requiere tu bebé de acuerdo a su edad gestacional.

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar